¿Qué hacer cuando usted cree que tiene talento?

Algunas personas tienen clarísimo cuando descubren sus propios talentos y de manera muy natural los desarrollan y ponen en función de los demás sus destrezas. A otros, en cambio, les cuesta identificar sus propios talentos y cuando creen que los han descubierto, no saben qué hacer con ellos. No hay una edad específica para descubrir un talento. Este de repente aparece y ese momento hay que aprovecharlo.

Este artículo está dirigido a este segundo grupo de personas como una manera de contribuir al posible aumento de su felicidad más allá de pasarse la vida creyendo que era una persona más del montón sin nada que aportar al mundo.

Estas son las 11 premisas que queremos compartir:

1.      Apóyese en su instinto. Si usted cree que lo tiene (el talento; el instinto lo tenemos todos), créalo. De todas formas le hará falta tener en cuenta, como mínimo,  el punto 2 de este artículo para estar seguro.

2.      Muéstrele a otros y pida retroalimentación. Evite que esos otros sean muy cercanos emocionalmente hablando, pues siempre tenderán a decirle  que usted tiene ese talento, así no sea cierto. Quedarse sólo con la versión materna de que usted tiene talento, no es suficiente.

3.      Nada de tomarse las cosas de manera personal. Ni por lo muy bueno ni por lo muy malo. Recuerde que gente aduladora y destructiva, abunda. Mientras sea usted quien esté concentrado en el valor que genera al desarrollar su talento, todo fluirá de la manera adecuada.

4.      Prepárese y sea disciplinado. No tiene que ir al colegio o a la universidad para desarrollar ese talento; de hecho, si lo hace, corre el riesgo de que allí se lo destruyan. Pero sí incrementa su potencial técnico y emocional constantemente. Rodéese de los mejores mentores para ello. Y si es por dinero, no se preocupe: un buen mentor, siempre estará dispuesto a ayudarle.

5.      Dedique tiempo DIARIO a desarrollar ese talento. Cuando decimos DIARIO, es TODOS LOS DÍAS (incluyendo fines de semana). No importa si cree que no hay que hacerlo porque no hay una oportunidad cercana. Las oportunidades no las decide usted, éstas se presentan; lo que usted decide es si las aprovecha o no.

6.      Evite pensar que, o usted está muy joven para hacerlo o usted está muy viejo para hacerlo. Eso solo le indica la zona de confort en la que decidió meterse.

7.      Reciba las críticas como un regalo. Estas siempre serán un punto a tener en cuenta para mejorar así sean negativas o tengan la intención de destruir, pues “cuando el rio suena, piedras lleva”. Si se las hacen es por algo, se dice por ahí. Nosotros diríamos: Si se las hacen es PARA algo.

8.      Reciba los “NO ME GUSTA LO QUE HACE” solo como eso. Tener talento no es sinónimo de perfección. Así que lo que hace con él, no tiene que ser aprobado ni recibido por todo el mundo. También evite concluir que las personas a las que no les gusta lo que usted hace son unas ignorantes.

9.      Aproveche cuanto espacio tenga para dar valor a otros con su talento. El talento habita en nosotros para compartirlo apasionada y voluntariamente. Este lo puede enriquecer SÍ Y SÓLO SÍ usted enriquece a quienes se los comparte volviéndolos mejores personas.

10.    Cada que tenga una oportunidad (y aunque se lea cliché), aprovéchela como si fuera la única. Entréguese de tal manera que no le quede un ápice de energía; la gente SIEMPRE va a premiar esa entrega y su inconsciente se encargará de recargar su energía de nuevo con sólo darle las gracias, algo de sueño y comida. No se va a morir por dejar hasta el alma en ese momento pero si eso pasa, ¡felicitaciones!, pocos tienen la fortuna de morir haciendo lo que aman hacer.

 11. Ayude a otros a desarrollar su talento.