¿Le cuesta planear y ejecutar con acierto? La cocina le da opciones

Nada más placentero que comer. Es una necesidad básica; y si se satisface con bocados deliciosos, mejor. Casi nadie se detiene a pensar qué es lo que hay detrás de la preparación de un plato cuando va a comer a algún restaurante. Incluso, tampoco lo piensa cuando la comida es hecha en casa. Simplemente, llega la hora de comer y nos disponemos a disfrutarlo con ganas. Lo que suceda antes de ese momento, puede no ser de nuestro interés, pero sería bueno tenerlo en cuenta.

La cocina nos permite entender las dinámicas de planeación y cadena de valor para darle vida a los planes si nos detenemos a analizar cada uno de los pasos que los chefs en una cocina ejecutan a la hora de preparar los platos que preparan.

Independiente de la magnitud, complejidad, intensidad y demás características que pueda tener ese plato, los cocineros expertos y conscientes de la responsabilidad de su trabajo, ejecutan mínimo 5 de los seis pasos que queremos compartirles y que son los pasos que nuestra PlayMaster MANUELA ECHEVERRY, tiene en cuenta cada que se pone a la tarea de cocinar:

1. PLANEAR

Dependiendo del tipo de plato, se debe estimar un tiempo prudencial para dedicarse únicamente a la labor de planear; labor que consiste en resolver preguntas tales como: ¿Qué quiero hacer? ¿Quién saber hacer qué? ¿Cuál es el resultado deseado? ¿Con quien o con qué recursos cuento? ¿Cómo quiero que sea la reacción del comensal a la hora de probar el plato? Manuela sugiere que estas preguntas sean resueltas por escrito para que se pueda acudir a sus respuestas durante la preparación del plato. Así, puede tener puntos de control y medida que le ayudarán a tomar las decisiones de ajuste que sean necesarias y además, minimiza las probabilidades de improvisar.

2. REPARTIR LOS ROLES

Una vez realizado el plan, se procede a hacer el MISE EN PLACE (término francés que significa “puesto en el lugar”): Es decir, repartir los roles para que cada quien se concentre en lo suyo, antes de la preparación del plato, y aliste los ingredientes y utensilios necesarios para cada uno de los momentos de la preparación.

Es casi una obligación del Chef hacer el MISE ON PLACE, dado el cuidado que se debe tener con el manejo de la comida y los tiempos que son requeridos para la preparación del plato.  Un Chef que prepara su MISE ON PLACE disciplinadamente, cocinará con mucho menor nivel de estrés y tendrá tiempo para observar (y/o ajustar) sus ingredientes antes de comenzar a mezclar.

3. MEZCLAR

Se hace la mezcla de los ingredientes según el orden en que la receta lo requiera y en los tiempos que lo requiera. No es mezclar por mezclar. Seguramente así también le puede quedar sabroso el plato, pero la idea es mezclar de tal manera que cada ingrediente haga su mayor aporte a los beneficios del plato con todo su potencial. Es importante tener en cuenta que NO ES UNA OPCIÓN que el comensal devuelva el plato. Por eso, este punto de la ejecución del plan requiere de mucha concentración y atención.

4. EMPLATAR

Suena obvio pero esto significa poner la comida en el plato de tal manera que el comensal quiera comérsela de verdad. Una frase popular dicta: “Todo entra por los ojos”. Si bien es cierto que al final el sabor del plato es lo que puede terminar importando, mientras estéticamente el plato no sea atractivo es factible que el comensal no se esfuerce por probar el plato, asi él se esté muriendo de hambre. Y si eso pasa, por más sabroso que le haya quedado, solo quedará para el chef ese juicio propio pues si nadie más lo probó, quedará como si el plato no se hubiera preparado. Eso si, deberá responder por el desperdicio de los recursos.

5. COMPARTIR

Consiste en la acción de llevar el plato a la mesa y compartirlo con los comensales. Es el momento de verdad. El punto donde la ejecución del plan llega a su máximo nivel: El entregable final. Es aquí donde se verificará si se ha solucionado o no el problema. Y no hay vuelta a atrás: Enamoró o no enamoró. Punto.

6. RECIBIR

Este último punto no está contemplado dentro de la disciplina de Manuela en la cocina pero consideramos importante agregarlo dado que es el momento que permitirá el aprendizaje luego de la ejecución del plan.

Una vez los comensales han disfrutado el plato, reciba las gracias, críticas, felicitaciones, opiniones que todos ellos quieran compartirle como un gran regalo para la retroalimentación y el aprendizaje.

Solo enfóquese en las buenas intenciones que hay detrás de ellas. Una crítica siempre tiene una buena intención asi usted crea que las hacen para destruirlo. Estas será siempre puntos de mejora.

Compare el resultado con el plan que escribió en el punto 1 y por último, ¡aprenda, ajuste y pruebe de nuevo!

Por favor, apalánquese en esta lista de 6 pasos cuando ejecute su próximo plan y cuéntenos cómo fue el resultado. Si cree que podemos ayudarlo, también avísenos pues en ENVIVO tenemos toda una metodología basada en la culinaria que puede ayudarle a solucionar problemas de gerencia de equipos desde la cocina.