El poder de dar poder

Liderazgo y música

“En nuestra profesión, uno puede ser muy brillante y adquirir una maestría técnica absoluta. Sin embargo, en última instancia, lo único que cuenta es la calidad como ser humano”.

Herbert Von Karajan

 Dentro de mi trayectoria como coach organizacional (y como músico) he detectado que existen empresas, por lo menos en Colombia, que tienen equipos de trabajo con mucho talento, tanto en la dirección como en los dirigidos, y que no tienen buenos niveles de empoderamiento (excesivo control, bajo nivel de confianza, baja planeación, etc.). Pareciera que hubiera una confusión entre lo que es empoderar, delegar y dar órdenes pues la tendencia está marcada más hacia delegar más que empoderar.

¿Qué?

El Poder de dar poder es una metodología, propia de ENVIVO, sobre la cual se desarrollan las habilidades de Liderazgo y empoderamiento a través de la lúdica de la música.

La música es un lenguaje universal y de alguna u otra manera, todos tenemos que ver con ella. Algunos siempre hemos querido ser, hacer o tener algo que tenga que ver con música.

Como metáfora para desarrollar competencias de liderazgo, la música permite ayudar a fortalecer o reafirmar habilidades como empoderamiento, creatividad, innovación, trabajo en equipo, comunicación efectiva, pensamiento lateral y no tradicional entre otros, a través de ver, escuchar y sentir la música como materia prima de este proceso. Dar poder a otros es la manera como la música y los músicos universales han logrado permear a cada persona a nivel mundial: Dar poder de ser, poder de hacer, poder de tener, poder de dar y poder de escuchar.

¿Para qué?

Este proceso tiene como fin llegar a despertar el verdadero líder que existe en cada uno de nosotros capaz de generar experiencias en su entorno, y del que depende no solo el ambiente productivo y el buen desempeño de sus dirigidos, sino también el progreso de la organización y los equipos con los que enfrenta su cotidianidad. Todo con la intención de que las personas logren sus resultados en todas las facetas de la vida.

¿Qué papel juega la música en este contexto?

Pues desde el mismo concepto de la dirección de orquesta: El director es el responsable de todo el sonido de la orquesta, pero es el único de los músicos que no emite sonido alguno. Su habilidad está marcada en el talento que tenga para dar poder a esos músicos y hacerlos tocar como es requerido que toquen. En las empresas debe pasar exactamente lo mismo: un director fijando objetivos, empoderando a su gente y su misma gente logrando el resultado sin que la dirección pueda “emitir sonido alguno”.

Si bien ya existen autores hablando de gerencia a través de la música tal y como lo hacen Ben Zander y Roger Nierenberg, por solo nombrar algunos, se hace pertinente y requerido diseñar toda una metodología de empoderamiento dentro de las organizaciones aprovechando la lúdica que esta permite.

La música ayuda a alcanzar estados de alto desempeño de manera inconsciente y la mayoría de las personas, por no decir que todas, tienen o sienten alguna afinidad por la música así se crean no nacidos para hacerla. Jugar a ver, oír y sentir como lo hace un director de orquesta y como lo hacen los músicos, permitirá a los directores de área dentro de las empresas desarrollar habilidades de escucha activa, comunicación asertiva, planeación y retroalimentación. Todos estos elementos fundamentales a la hora de dar poder a otros para que sean generadores de valor, que, en últimas, termina siendo la razón principal de las organizaciones.

¿Cómo?

Gracias al papel tan importante que juega la música en la vida universal, ya que esta despierta diferentes estados emocionales, esta metodología se apalanca en losgrandes episodiosde la escena musical (con músicos en vivo y usted como parte del proceso) con el fin de dotar deherramientas que coadyuven a empoderar equipos de trabajo, a través de facilitar sus actividades de tal manera que puedan alinear los objetivos individuales con los de la organización que lideran llevándolos y manteniéndolos en ALTO DESEMPEÑO.

Todo esto a través de combinar técnicas de Programación neurolingüística con música para apoyar a cada uno de los participantes mediante una forma creativa, innovadora y efectiva que permite por medio de la comunicación, sensibilidad y la lúdica, liderar equipos desde plataformas y perspectivas distintas.

Si quiere saber más sobre EL PODER DE DAR PODER, por favor escríbanos a info@en-vivo.co