El JUEGO IMPROLINGUÍSTICO®

Hay estudios que predicen que para el 2020 la depresión será principal causa de discapacidad en el mundo. Actualmente hay en Estados Unidos, 120 millones de prescripciones a anti-depresivos. En este mismo país hay anualmente un mayor número de suicidios que de homicidios.

¿Buscadores de Felicidad?

El ser humano nace <<buscador de felicidad>>. Es una necesidad cien por ciento inconsciente. Tiende a ser más feliz cuando está  absorbido en un colectivo: cuando hace deporte, cuando sale de fiesta, cuando va a ver películas, no cuando se mira al espejo ni cuando intenta descifrarse. Hay tres niveles de relación que son importantes para ser felices: el individual, que además tiene que ver con los genes y solo garantiza un porcentaje pequeño de la consecución de la misión; la biofilia, o en otras palabras la relación con el entorno; y, por último, la relación con los demás.

La sociedad actual se la pasa mínimo ocho horas diarias en el trabajo.  Entonces, las relaciones de entorno y sociales se reducen a las paredes de una oficina y las interacciones con los compañeros de trabajo durante un alto porcentaje de la vida, lo que quiere decir que también un alto porcentaje de la felicidad está vinculada con el individual desarrollo en este aspecto. Es aquí donde el juego improlingüístico® actúa eficazmente a partir de trabajar con: la emoción, la comunicación y la congruencia de los seres humanos.

El juego improlingüístico®

Es una metodología que acelera el aprendizaje a través de la lúdica y procesos experienciales. Es un híbrido que se basa en los fundamentos técnicos de la Programación Neurolingüística, las técnicas de la Improvisación Teatral, la música y las dinámicas interactivas del “Teatro de lo Oprimido”.

Objetivo

 Su objetivo principal es acelerar el aprendizaje con el fin de desarrollar y mejorar la capacidad (habilidades blandas) de las personas para relacionarse con su entorno de manera asertiva, involucrando al inconsciente durante todo el proceso.

La intención de la metodología es coadyuvar para que las personas sean capaces de desarrollar un óptimo relacionamiento (desde la emoción), con ellos mismos y con su entorno ya que los seres humanos somos sociales por naturaleza. Por eso se intenta demostrar que al enseñar a las personas a aprender -y a desaprender- están adquiriendo una herramienta esencial para que su vida sea más congruente.

La metodología se fundamenta en tres pilares: El juego, la impro y la neurolingüística.

El juego

Es la plataforma de aprendizaje acelerado por excelencia. Todo el niño, sin excepción, comienzan a aprender acerca del funcionamiento del mundo a través de jugar. El juego permite incentivar la curiosidad, la espontaneidad y la individualidad.

La impro

La metodología propone el uso de las técnicas de improvisación teatral y musical para que sean aplicadas a la cotidianidad del relacionamiento humano. No hay mejor profesional en técnicas de escucha que un improvisador (incluso, la técnica es tan poderosa que ni ellos mismos –los músicos y los actores- saben el alcance que tiene para su aplicación diaria).

La neurolingüística

Aprender a dar uso efectivo al lenguaje tanto verbal o no verbal, es el aporte que la PNL (programación neurolingüística) le da a la metodología.

Adicionalmente, el juego también tiene como base: la emoción, la comunicación y la congruencia. Siendo maestros en estos tres conceptos, las personas tienen ganado el 90% del terreno en otras habilidades como el trabajo en equipo, el liderazgo, el empoderamiento, la planeación y manejo del cambio, entre otros. Además, se parte de la afirmación de que una persona que se relaciona efectivamente y que es congruente, es una persona con mayor tendencia a ser feliz.