5 puntos clave para planear y actuar – PlaneAcción

Vivimos en un país que sufre de “Parálisis por análisis”, es decir, se la pasa pensando, revisando cifras, estadísticas, pero poco actúa en función de lo que tiene en mente. Algunos, por ejemplo, reniegan porque no logran lo que quieren y al indagarles la razón, responden: - “Es que aún no estoy preparado”. Otros, dicen: -Aún estoy muy joven para eso o ya estoy muy viejo para hacerlo-. Cualquiera de las posiciones que se muestran, apuntan a pensar y no actuar. Sin embargo, al llegar el final de cualquier año, vuelven a prometerse hacer planes para el año venidero, dejando todo en la teoría y casi nada en la práctica. Círculo vicioso.

Usted puede tener las mejores ideas, pero si no las pone en marcha ejecutando acciones específicas y que dependen solo de usted, se quedarán en ideas y estas no están protegidas por ninguna ley de derechos de autor. Y si sigue en esa tónica, terminará viviendo de lo que “pudo haber sido y no fue”. Y no fue, porque usted literalmente no quiso que fuera.

A continuación le daremos 5 puntos clave que puede tener en cuenta para iniciar un proceso de planeación que realmente genere un resultado que lo acerque a eso que usted siempre ha querido. La ventaja de estos 5 puntos, es que aplican para cualquier área de la vida en la que usted quiera realizar un plan (sirve aún para los procesos de planeación estratégica de la organización y que por lo general se queda solo en una muy buena reunión de exposición de objetivos).

Reconozca su realidad actual

Ningún cambio que usted quiera hacer, por más que sea consciente de que quiere realmente ese cambio, se va a dar si usted no reconoce su realidad actual. Es decir, es MUY IMPORTANTE reconocer quien es usted (o su empresa) hoy, con sus defectos y virtudes, debilidades y fortalezas, oportunidades y amenazas.

Es difícil reconocer la realidad actual, pero es la única opción que tiene para iniciar un cambio congruente. Ese reconocimiento le da una señal a su inconsciente de que esa situación existe y que puede ser cambiada.

Decida qué quiere que pase con esa realidad

Una vez reconoce que esa realidad existe tal cual es -y no tal cual usted cree que es- proceda a decidir qué es lo que quiere que pase con esa realidad: ¿quiere cambiarla? ¿quiere dejarla así? Si decide cambiarla, defina muy bien cuál es el escenario deseado para su nueva realidad. Esa en la que las cosas suceden tal cual y como usted quiere.

Alguna vez le escuché a un coach decir esto acerca de la planeación: “Planear es decidir qué queremos que nos pase. Nada más”. Así las cosas, escriba ese escenario en el que quiere que se convierta su realidad actual. Sea lo más específico posible desde lo que quiere ver, oír y sentir una vez ese escenario se logre.

Defina por los menos 3 COSAS PARA acercarse a esa realidad

Ya con su realidad futura definida y por escrito, ahora deje que su inconsciente aflore con por lo menos 3 cosas o acciones que debería ejecutar para acercarse a esa realidad. Existen varias técnicas para desarrollar este ejercicio. Dos de ellas son: la lluvia de ideas o el juego de improvisación teatral, llamado 3 cosas para. Si quiere saber más acerca de alguna de estas dos, escríbanos a info@en-vivo.co o escriba un comentario al final de este artículo.

Cualquiera que sea la técnica que usted elija para definir esas 3 acciones (mínimas, pueden ser más), es importante que tenga muy claro cada paso a seguir con fecha y protagonistas definidos. Evite quedarse pensando y decidiendo: “No, esta acción no va a funciona, mejor pensemos otra”. Si se queda en ello, terminará solo pensando acciones y no concretando ninguna. Confíe en su inconsciente y si está planeando en equipo, confíe en sus miembros también. Tener opción es mejor que no tenerla. Nunca deseche una opción porque cree que no va a funcionar. La única forma de saberlo es poniéndola a andar pues cada opción generará un resultado dependiente de la realidad de cada contexto.

Deje de lado sus creencias limitantes

Las creencias limitantes son aquellas opiniones muy fuertes que lo llevan a evitar dar el paso que quiere dar. ¡Déjelas de lado! Deje de pensar que no va a poder, o que alguien lo intentó y no pudo o que alguien le dijo que era imposible de hacer y simplemente hágalo.

Claro, para su inconsciente es más fácil quedarse quieto que actuar y su mecanismo de no acción es recordarle sus creencias limitantes a través de su voz interior. Si la escucha mucho y le hace caso, seguramente se quedará quieto. Si la escucha y a pesar de lo que ella dice, ejecuta una acción, muy seguramente usted mismo se dará cuenta de que esa creencia ya no tiene el mismo poder sobre usted y se sentirá liberado.

Dato importante: Dentro de sus creencias limitantes están todas las excusas que usted quiera tener presentes para no hacer. Solo de usted depende si las siga usando o no.

¡Actúe!

Ningún cambio se va a dar si usted no actúa y pone en marcha las acciones que definió. El cerebro humano solo aprende con la acción, nunca con la teoría. Así, si usted quiere que algo pase diferente que lo lleve a su realidad deseada, ¡actúe y haga que las cosas pasen! Y si cree que dejando que otros hagan las cosas por usted lo van a llevar a donde quiere, puede bajarse de ese bus y ser consciente de que esas acciones solo dependen de usted. Si usted se mueve, ellos se moverán.

 

Por último: No hay errores en la acción, solo consecuencias.