3 CLAVES PARA ARMAR EQUIPOS DE TRABAJO

En el boletín anterior, hablamos acerca de las claves de acceso para mejorar la comunicación. En esa edición mencionamos 3 de los 25 “meta programas” que la PNL ha identificado como “factores de motivación” y que son fundamentales para entender cómo es que la gente actúa y a qué le pone atención.

Esta vez, les hablaremos de otros 3 factores de motivación que, a la hora de identificarlos y darles el manejo adecuado, podríamos tener el insumo suficiente para armar un equipo de trabajo.

No todas las personas nacieron para trabajar en equipo ni todas nacieron para trabajar solas. Existe el paradigma de que cualquier persona debe estar en condiciones de trabajar en cualquier equipo. En teoría, esto puede ser cierto, pero en la práctica, depende en un alto porcentaje de sus factores de motivación.

He aquí 3 factores claves a tener en cuenta a la hora de escoger los perfiles de las personas que conforman (o conformarán) su equipo de trabajo:

Factores de motivación (enfocado a equipos de trabajo)

1ra clave: Foco en llegar acuerdos o foco en encontrar diferencias.

Hay personas con las que se puede llegar fácilmente a acuerdos. Ven los beneficios de cualquier transacción y están en posición de conciliar más allá que de contradecir o conflictuar. Este tipo de personas maneja el foco en acuerdos. Prefieren llevársela bien con los demás, establecer acuerdos asi no estén conformes con lo que se pacta. Por lo general asienten o manifiestan verbalmente estar alineados con lo que está sucediendo o con lo que las personas están comentando.

Estas personas servirán en un equipo como los conciliadores ayudando a alinear a sus miembros en caso de conflictos que llegan incluso a niveles de índole personal.

Por el contrario, existe otro grupo de personas que se mantienen en un foco de encontrar diferencias, de no establecer acuerdos fácilmente, de ver “el punto negro en el lienzo blanco”, como se dice popularmente. Son muy hábiles en encontrar desperfectos en un proceso de ensamblaje, por ejemplo, o en encontrar errores en cualquier situación donde pongan sus 5 sentidos.

A este grupo de gente NO la ponga nunca a trabajar al inicio de un proceso de planeación de algo, pues en su afán por encontrar diferencias, nunca lo van a dejar avanzar para terminar de diseñar el plan. Reubica su posición en el proceso e invítelas a revisar el plan, una vez esté diseñado y armado en una especie de “borrador”. Verá cómo encontrará todo lo que puede salir mal y esto le ayudará a usted a hacer las correcciones respectivas. 

 

Todos los equipos necesitan a alguien que encuentre diferencias. La habilidad del líder estará en definir en qué momento de la interacción es valioso ese aporte.

2da clave: Apuestan en favor de los demás o a favor de sí mismos.

Las personas que apuestan favor de los demás, son aquellas que viven pendientes de que, en su quehacer diario, a los demás les vaya bien. Son personas que generarán bastante valor perteneciendo a equipos cuya finalidad sea hacer labor social. También ejercerán un muy buen trabajo si son ubicados en equipos de servicio al cliente o de postventa.

El opuesto a este grupo es el de las personas que apuestan a favor de sí mismos. No les importa lo que pase en su entorno, solo les importa lo que a ellos les pase. Si se ven beneficiados ellos en lo individual, no harán un esfuerzo mayor para que sea el equipo el que se beneficie a no ser que con el beneficio del equipo, tenga más beneficio ellos. Las personas de este grupo pueden ser ubicadas en equipos que trabajan en labores de auditoria, contabilidad, finanzas, sistemas, entre otros. Los deportes que se practican de manera individual (golf, judo, tenis, etc.), tendrán como deportistas, jugadores con este foco.

3ra clave: Estilo de trabajo del individuo

Como mencionamos al inicio de este artículo, hay personas que son felices trabajando en equipo y otras que lo son únicamente si lo hacen de manera individual. Así pues, si usted detecta que dentro del grupo hay personas que presentan cuadros de apatía por las actividades colectivas, puede estar presenciando un factor de motivación hacia el trabajo individual. Esto no significa que estas personas vayan a trabajar solas toda la vida o que no puedan cambiar su actitud frente al equipo. Habrá momentos en que se le facilite trabajar en grupo.

De otra parte, las personas que tienen gusto por trabajar en equipo, esperarán a que el equipo esté para iniciar a trabajar pues creen que solos no podrían hacerlo. Cada iniciativa que tienen es propuesta para que se haga en conjunto con alguien o con el equipo en pleno. Si ven la posibilidad de que eso no vaya a pasar, pueden desechar la iniciativa de inmediato

¿Y luego?

Esperamos que estos 6 meta programas, los del artículo anterior y los de este, le den algunas luces de cómo entrar a relacionarse con cualquier tipo de persona, bien sea en grupo o individualmente.

 

Ricardo Gómez