3 CLAVES DE ACCESO PARA MEJORAR SU PODER INFLUENCIADOR

“Bajo la clave adecuada, uno puede decir cualquier cosa; bajo la clave equivocada, nada vale”.

Geroge Bernard Shaw

Toda puerta tiene una llave

Siempre hay un momento en el que para poder avanzar se requiere la clave (llave) de acceso: Entrar a una casa, abrir una caja fuerte, sacar dinero del cajero automático, y muchas otras situaciones similares.

En cuanto a relacionamiento humano se refiere, también se necesita tener la clave adecuada para obtener acceso a las personas y avanzar sobre ellas bien sea para conocerlas o para persuadirás y moverlas a dar sus siguientes pasos.

Antony Robbins, autor del libro de autoayuda “Poder sin límites” y coach experto en programación neurolingüística, manifiesta al respecto: “El mensaje más inspirador, el pensamiento más profundo y la crítica más inteligente carecen absolutamente de sentido si no son comprendidos, tanto en lo intelectual como en lo emocional, por la persona a quien se dirigen”.

Esto significa que podemos tener el mejor discurso, con las mejores palabras, las mejores posturas, los mejores tonos de voz; si no se tiene la clave de acceso, no será jamás escuchado como usted quiere que sea.

Factores de motivación

Buda los llamó “Factores de motivación”, la PNL los llama “Meta programas”. Son las claves acerca de cómo las personas procesan la información. Claves que ayudan a decidir a qué ponerle atención en cualquier momento de la vida.

En total son 25 claves de acceso o meta programas, pero hoy enunciaremos apenas 3 para que usted las vaya poniendo en práctica. No hay afán. Mientras sea disciplinado con estas, le iremos contando las demás.

1ra clave: Hacia qué se tiende o hacia qué se rehúye

Todas las personas viven en función de hacer algo buscando el placer o evitando el dolor. No podemos decir que hay personas que solo evitan dolores o que hay otras que solo buscan placeres. Cada enfoque será relativo a la situación y no puede ser generalizado. Por ejemplo, hay personas que disfrutan del día domingo porque es su día de descanso y lo aprovechan para compartir en familia. En cambio, hay otras que lo evitan a toda costa porque les recuerda las cosas que hay pendientes para el lunes. El mismo lenguaje utilizado revela el foco en cada situación. Si usted detecta alguno de estos focos que tiene una tendencia mayor en su contraparte, enfoque su discurso en ese foco para tener más efectividad en su interacción.

2da clave: Marco de referencia Interno o Externo

Pregúntele a cualquier persona cómo sabe que le fue bien en algo que hizo o dijo. Su respuesta siempre contendrá el marco de referencia. Las personas que tienen un marco de referencia externo le dirán que lo saben porque alguna tercera persona se lo dijo o se lo manifestó con un gesto. Necesitan aprobación de un tercero. Las que tienen un marco de referencia interno, simplemente le dirán que lo saben porque se sintieron bien haciéndolo o porque están seguros de que fue así.

Entre más equilibrio haya entre los marcos de referencia, mejores decisiones se podrán tomar. Es decir, no solo sirve para tomar decisiones usar o detectar uno de los dos marcos. Los dos marcos son importantes.

Así pues, cuando se encuentre con alguien de marco de referencia externo, tenga en cuenta que para esa persona es MUY IMPORTANTE lo que usted tenga para decirle, así usted use solo su lenguaje no verbal. En cambio, para una persona de marco de referencia interno es poco importante lo que usted le pueda decir pues sea lo que sea que oiga, el solo les hará caso a sus propias señales inconscientes.

3ra clave: Proactivas o reactivas

Las personas proactivas se motivan con la posibilidad de hacer cosas y aportar, independiente del marco de referencia en el que actúen. Quieren estar un paso más allá; adelantarse a las circunstancias. En cambio, las reactivas son personas que no toman iniciativa y solo se limitan a reaccionar con el estímulo externo que reciben. En otras palabras, son personas que solo hacen caso o cumplen órdenes al pie de la letra.

Este meta programa es muy valioso para determinar en qué área de la organización ubicar a un colaborador, por ejemplo. Los que tienen tendencia a la proactividad estarán más preparados para ser emprendedores, líderes y ocupar cargos gerenciales. Los de tendencia reactiva, podrán ocupar cargos que requieren especial cumplimiento de los procedimientos y supervisión. Son buenos en las líneas de base operativa de las organizaciones.

¿Y luego?

En próximas entregas, nos aseguraremos de darle más claves de acceso, Por ahora ponga en práctica estas que le compartimos para que aprenda a determinar y encontrar las claves de acceso de las personas con las que interactúa.